BlogNoticias

¿Está preparada tu empresa para el Post COVID-19?

By abril 10, 2020 One Comment

Estamos ante un momento en el cual predomina la incertidumbre y la angustia en parte debido al Post COVID-19 ¿Que pasara despues? El miedo crece, los hospitales están saturados, las personas estamos confinadas en nuestras casas y no sabemos realmente cuándo podremos salir. El flujo de información en las redes, en los noticiarios es tan grande que ya no sabemos qué creer.

Lo que sí sabemos es que la economía mundial se ha paralizado. Los esfuerzos de los gobiernos por intentar paliar los efectos que esta situación en la economía, inevitablemente, no van a evitar que muchos sectores sufran. De hecho, ya lo estamos sufriendo.

Ante esta situación ¿qué podemos hacer como empresa o autónomo, grandes y pequeños? Cada uno parte de una situación de partida, la realidad de cada empresa es diferente y por tanto las medidas serán diferentes en función de su situación antes de la crisis.

No es momento de esperar a que podamos salir de casa y ver entonces qué hacemos, cuando llegue el post COVID-19. Es momento de actuar y cuanto más tardemos en actuar peor. Ahora el tiempo está en nuestra contra. Hay que tomar decisiones ya. Y sobre todo tener la suficiente agilidad y flexibilidad para corregir los errores que podamos cometer al tomar una decisión u otra. Porque evidentemente cometeremos errores. En definitiva, tenemos que prepararnos para ser capaces de adaptarnos a la situación incierta en la que nos encontramos.

Consejos para superar de la mejor manera el Post COVID-19

 

Desde Kyoba te sugerimos algunas acciones que quizás te ayuden a preparar a tu empresa o negocio:

1- Dispón de información relevante de cada una de las áreas organizativas de la empresa.

  • Identifica y cuantifica los cobros y pagos pendientes por vencimiento. De forma que te puedas hacer una idea de la liquidez de la que dispones y de la que necesitas.
  • Identifica y clasifica los tipos de trabajo en función de su rentabilidad y su rotación de venta. 
  • Identifica y clasifica los clientes en función de su rentabilidad y su rotación de venta.
  • Conoce tu capacidad productiva real

 

2- Analiza.

  • Habla con tus clientes para ver como lo están llevando y cuál son su expectativa de cara al futuro
  • Analiza los movimientos de tu competencia y propón colaboraciones que os puedan ser ventajosas para ambos.
  • Analiza si tus productos más rentables son los que más se venden o no, y analiza cómo va a afectar a su demanda la crisis. Si fabrico PLV seguramente la demanda bajará, pero si fabrico etiquetas o packaging el impacto será menor.
  • Analiza la posibilidad de adaptar el sistema productivo, sin hacer grandes inversiones, a la fabricación de productos que no vayan a sufrir tanto la bajada de la demanda, y hacerlo de forma competitiva.

 

3- Controla los costes.

  • Identifica aquellas partidas que tienen mayor peso
  • Identifica qué costes tanto productivos como no productivos puedes prescindir o reducir
  • Analiza tu estructura de costes para ver si está sobredimensionada o no
  • Dispón de herramientas que te permitan medir, controlar y analizar tus costes.
  • Define un presupuesto por meses.
  • ¿Aplicas tarifas en función de los precios de la competencia o me baso en los costes de fabricación?
  • ¿Imputo todos los costes de la empresa al producto mediante repartos o imputo únicamente los costes variables?
  • ¿Conozco las herramientas que me proporciona el análisis de costes para poder aplicar tarifas más competitivas?
  • Establece un plan de tesorería mensual para conocer con antelación los pagos que vas a realizar y los ingresos que tienes asegurados, así conocerás las necesidades de tesorería de cada mes.

 

4- Evalúa tu sistema productivo.

  • Analiza si puedes ser más productivos con los recursos disponibles.
  • Estandariza los procesos productivos.
  • Identifica áreas de mejora

 

5- Dispón de la herramientas suficientes y necesarias que te permitan evaluar en tiempo real el impacto de las decisiones tomadas. 

  • Evolución de las ventas por cliente y tipo de trabajo.
  • Coste real por tipo de trabajo y cliente.
  • Desviaciones en el presupuesto.
  • Necesidades de tesorería. 
  • Tiempos de producción.
  • Tiempos no productivos.

 

Concluyendo, es el momento de aprovechar la oportunidad para prepararnos para lo que vendrá mañana, el post COVID-19. Debemos dedicar el 80% del tiempo a preparar planes de contingencia y el otro 20% a pensar en el mañana. Ese 20% del tiempo se convertirá en el 80% de los ingresos de mañana

 

kyoba Programa de gestión para imprenta digital

PACO FERRANDO (Consultor asociado de Palmart)

Kyoba Consultoreskyoba.es

 

Join the discussion One Comment

Leave a Reply